Muévete de la E a la I es vivir en intencionalidad
Historias de éxito

Muévete de la E a la P
Por Lic. Victor Morin

Muchos pueden pensar que el éxito es como una meta, y que cuando la alcanzas lo lograste; sin embargo, no es así para Víctor Morín, un coach experimentado y asociado de KW Allende nos regala una visión distinta. 
¿Cuál es tu definición de éxito? Para mí el éxito no es un destino, si no el camino mismo… 

¿Cómo sabes que estás en el camino que te llevará al éxito? Haciéndome una sencilla pregunta: “¿Esto me hace feliz? ¿Esto se conecta con lo que para mí significa SER FELIZ? si es así, me mantengo en el camino, y si no, simplemente lo suelto… lo dejo ir…

 ¿En qué áreas de tu vida te sabes plenamente exitoso? En mis tres pilares fundamentales en mi vida: mi parte Espiritual (que no tiene que ver con religión si no con la conexión que tengo yo con el Universo y con el cómo mis acciones contribuyen aportando valor); mi relación con mi familia, (donde están incluidos mis padres, esposa, hijos), y en mi negocio, mi centro de Entrenamiento en PNL (Programación Neurolingüística) y también mi oficina donde doy Coaching profesional.

 ¿Cómo llegaste a ese punto donde sabes que eres pleno? A través de ser CONSCIENTE del: ¿qué estoy haciendo?, ¿cómo lo estoy haciendo? ¿y para qué lo estoy haciendo?… Así como del APRECIO PROFUNDO, y del ir aprendiendo de lo vivido, de lo que estoy viviendo y de lo que estoy por vivir; esto se convierte en UN PROCESO DE RE-DESCUBRIMIENTO y AUTOCONOCIMIENTO que para mi es un entrenamiento continuo.
¿Qué compartirías de éste proceso?

Mis procesos en la cuestión laboral, han sido muy enriquecedores de experiencias y mucho aprendizaje, regularmente cuando me he dado la oportunidad de INVERTIR TIEMPO, he iniciado desde abajo con todo lo que soy capaz, bien comprometido, contribuyendo al despertar del talento propio y de los que me rodean; así es como he dado el salto al siguiente nivel relativamente rápido; vivir esto, me ha enseñado que gran parte de estos procesos, se tratan de MENTALIDAD… 
En cómo transformo mis desventajas y mis limitantes personales en aliados relevantes.

¿A qué le atribuyes tu éxito Familiar?

Se lo atribuyo a la COMUNICACIóN, al RESPETO y a la LEALTAD que tengo y siento por mi esposa e hijos.

¿Consideras que lo que has vivido forma parte fundamental de lo que tu aportas a otras personas?

Si, definitivamente el haber pasado cierta ausencia de mi papá en alguna etapa de mi vida y después el haberme re-encontrado con él, marcó un antes y un después; porque me ayudó a descubrir que parte de mi Propósito, es: mostrarme como soy SIN MASCARAS, SIN APEGOS y COMPARTIRLES a las personas mi testimonio de vida, decirles y mostrarles lo que se siente vivir sin resentimientos, así como también que sepan cómo he superado la adversidad y vivir con Plenitud… Estoy plenamente convencido que si fue posible para uno, es posible para todos… Es solo indicarles el camino…

¿Cuál fue el mayor reto que tuviste que encarar?

Fue… Es… y Será la CONGRUENCIA… Porque una vez que me gradué como Lic. en Administración, me di cuenta de lo fácil que es decirle a otros lo que tienen que hacer; sin embargo, cuando me certifiqué como Entrenador de PNL y posteriormente como Coach con PNL, descubrí el IMPACTO que tienen MIS ACCIONES por encima de mis palabras… Por eso digo que este sigue siendo mi más grande DESAFIO. La congruencia.

¿Cómo percibes a Dios en tu vida y tu historia?

Lo percibo como ese ser supremo que nos otorga el libre albedrío en nuestra toma de decisiones, en la que a través de la HUMILDAD, la RESPONSABILIDAD, y el APRENDIZAJE, las personas que se den la oportunidad, permitan que su nivel de conciencia evolucione a un siguiente nivel, cuando esto ocurre, es entonces cuando nosotros trascenderemos a nuestro tiempo.

¿Cómo fue que decidiste enfocarte ahora en el Sector Inmobiliario y en KW concretamente? En algún momento de mi vida aprendí a cambiar un bien por un bien mayor, yo aspiro a seguir evolucionando como Ser Humano; entonces, para mí, el modelo de KW hace que yo esté en constante movimiento y CRECIMIENTO, eso me permite AMPLIFICARME en todas las áreas importantes de mi vida.

Así que lo que hizo que yo decidiera quedarme en esta Empresa, fue el saber que KW se enfoca en el desarrollo integral de la persona y a la Tecnología; y cuando es así, el éxito profesional para cualquiera, se da por añadidura.

¿Qué tienes que hacer para que el éxito se dé de manera simultánea?

Seguir el orden filosófico de las cosas: “SER, HACER Y TENER”

Por ahora, estoy viviendo todo el proceso desde cero, conociendo y pasando todos los “bemoles” por los que pasa un asesor inmobiliario y ¿qué es lo que voy a hacer? Sé que para concretarlo, voy a pasar por TODO un proceso; así me volví a encontrar con la misma decisión cuando mi papá me dijo: “si quieres excelencia humana necesitas empezar por ser excelente…” Por lo tanto, ¿cómo le digo a alguien que sea Productivo si yo mismo no tengo los números? Para mí, este “jueguito” se trata de Congruencia…

¿Cómo se prepara Víctor Morín para un día “ordinario”?

Cada noche Planeo las actividades que tendré el día siguiente, me apoyo de la tecnología, con aplicaciones que me recuerdan lo que voy a hacer.

¿Cómo sabes que llegaste a donde planeabas llegar, como se siente? 

No estoy seguro… Solo sé que ocurre… Es una sensación, más que una emoción.

¿En qué momento de la vida te has sentido más pleno? 

No hay uno, hay muchos, y si te digo uno, estaría omitiendo otros, puedo mencionarte algunos ejemplos: ver sonreír a mi mamá, cuando me sentí aceptado por mi papá, casarme, cuando fui papá, cuando escuché a mis hijos decir papá, ayudar a personas de manera absolutamente sincera y desinteresada, ¡contar con amistades como la tuya!… ¡uf! Son una infinidad de momentos.





















°1  Ed. Boletín KW Allende News  Dic-Feb

 Miguel Rangel.

Historias de éxito

Muévete de la E a la P

 “Palabra de cinco letras, y por la cual muchos harían lo que fuera, tal vez cuestión de concepto o percepción, pues es inherente al ser humano buscar esa plenitud en lo que parece ser un trofeo: éXITO, esa conección con todo, incluso un momento. El Arq. Miguel Rangel nos comparte el momento más valioso en que logró conectarse consigo mismo y el mundo que le rodea.”

 

El éxito, por definición es el resultado, regularmente feliz de un proyecto. ¿Qué sucede durante el proceso? Hoy me lo cuestiono a diario, pero no siempre fue así.

Soy el mayor de 5 hermanos, criados en el seno de una familia semi-matriarcal, pues aunque mi padre fue siempre la autoridad, el jefe de familia y el proveedor, casi siempre estaba de viaje. Entonces, el poder “de facto” era ejercido por mi madre, clásico. Pero recuerdo que siempre que llenábamos algún formulario escolar con datos familiares, cuando preguntada acerca de la madre, siempre preguntaban: ¿trabaja?, y la respuesta habitual era un rotundo NO. Nada más injusto y apartado de la realidad.

Por mi parte, mi único trabajo era ir a la escuela y obtener las mejores notas para un día llegar a ser un profesionista exitoso. Pero, si tuviera que encontrar una definición de éxito válida para todas las etapas de mi vida, no creo que fuera posible, o al menos no tan fácil. Porque si algo he aprendido es que éste es un concepto dinámico; pues lo que consideré éxito en diferentes momentos de mi vida, aunque incluye logros alcanzados y reconocimientos recibidos son solamente peldaños que me llevaron a plantearme nuevos retos y objetivos. Mi vida profesional no ha sido muy diferente, y siempre he disfrutado mucho los retos, y aún más alcanzarlos y recibir el reconocimiento por ello.

Mi primer trabajo en ventas, fue para el Sorteo Tec, en donde logré formar un pequeño rebaño de “borregos”, (éste era el reconocimiento - 11 - “lo que consideré éxito en diferentes momentos de mi vida, [...] son solamente peldaños que me llevaron a plantearme nuevos retos y objetivos” que se otorgaba a los mejores vendedores al término de cada Sorteo). Más tarde me casé y tuve la oportunidad de fundar mi propia empresa, pero a pesar de ello siempre regresé a las ventas. Tuve la oportunidad de convertirme en agente de seguros y trabajar con empresas con altos estándares de calidad en el servicio y con gran enfoque en el desarrollo de los Agentes y su competitividad.

Cada logro obtenido me ha brindado grandes momentos, la satisfacción del trabajo bien hecho, la sensación de ser exitoso, pero creo que hasta entonces ése éxito nunca fue completo, pues siempre se basó y se centró en mí. En su momento creo que fue correcto, o tal vez no. Pero, entonces sucedió el más maravilloso acontecimiento de mi vida: me convertí en padre, y mi mundo, y mi vida casi sin darme cuenta dieron un giro de 180 grados. Fueron una serie de eventos que poco a poco me hicieron caer en cuenta de que ya no tenía que viajar siempre en el carril de alta velocidad si no había un propósito más allá de llegar primero, y ser reconocido por ello.

Y comencé entonces a disfrutar el paisaje, a revalorar todas mis creencias. Corría el año 2001, que mejor año para reinventarme, autodescubrirme, y para echarme un clavado en el baúl de los recuerdos, de los sueños vieron la luz. De repente todo tenía un sentido diferente, o simplemente tenía sentido: El incansable esfuerzo de mi madre todos los días por EDUCARNOS, así con mayúsculas, en valores que hoy para mí no son opcionales: La gratitud, la integridad, el servicio, la verdad, la constancia, la perseverancia, por mencionar algunos. En verdad hizo un gran trabajo, que solo cuando te conviertes en padre puedes valorar en su justa dimensión. Claro que sus métodos fueron 100% ortodoxos, y cómo luego dicen: nunca necesitamos terapia, ni quedamos “turulatos”, y sí nos convertimos en personas de bien. Su afán de llevarnos a misa para que aprendiéramos que hay “un orden en el caos”, que somos parte del todo y que todos somos uno en él, por ello, lo que haga o lo que de a otro, en realidad me lo hago o me lo doy a mí mismo. Y tantas y tantas enseñanzas más que hoy aún sigo descubriendo.

 Entonces aprendí que mis éxitos en realidad no fueron míos, sino de mis padres, de mis maestros, amigos y todos aquellos que me han ayudado a ser quien hoy soy. Hoy estoy convencido que solo podré ser exitoso a través de otros, y mi mayor oportunidad de ser exitoso hoy es ser el mejor padre que pueda ser, darle a mi hija el amor, la confianza, el ejemplo y todo el apoyo para ser todo lo que pueda ser. Después, ser el mejor amigo, compañero, jefe, instructor, y lo que se requiera que hoy me permita tocar otra alma, para poder ser exitoso a través de alguien más.

Claro que ha sido largo el proceso para llegar a entender ésto, y aún estoy muy lejos de ser la mejor versión de mí mismo; pero el éxito ya no es más un destino, sino un camino. Si hoy pude avanzar hacia mis metas, y además tuve la bendición de ser un apoyo para que alguien más avance hacia las suyas, ¿por qué no ser feliz desde hoy? AQUí Y AHORA.

 

 

 

 

 

Muévete de la E a la I es vivir en intencionalidad